Liébana es la comarca situada en el extremo más occidental de Cantabria. Entre las más elevadas cadenas montañosas de Cantabria (Picos de Europa, Sierra de Peña Sagra y Peña Labra). Liébana hoy en día se presenta como uno de los espacios naturales más bellos y mejor conservados de nuestra geografía. Esa misma orografía es la que propicia un microclima peculiar, muy diferente al esperado en la zona norte de España. Las montañas son muy húmedas y los valles protegidos de los vientos son mas secos.

Este clima favorece a la excepcional vegetación con abundantes campos de cultivos, grandes manchas boscosas (hayas, encinas, robles…) que la convierten en un lugar privilegiado para la fauna (uno de los últimos reductos del oso pardo y el urogallo).

    




UN ENTORNO ENVIDIABLE

Por todo ello hace que Liébana sea hoy en día uno de los principales destinos para todas las personas que deseen disfrutar de un lugar tranquilo y lleno de extraordinaria belleza.

Uno de los principales atractivos de Liébana para el turismo, es sin duda el Parque de Picos de Europa y su entorno natural. El Parque nacional de los Picos de Europa pretende proteger la fisiografía, flora y fauna del parque y su zona de influencia. El Parque Nacional de Picos de Europa es un paraíso para los amantes de la montaña y la naturaleza, que cuentan además con la Cordillera Cantábrica para la práctica de todo tipo de deporte de aventura. No siendo difícil encontrar variados tipos de especie de animales como rebeco, venado, corzos etc.

La principal puerta de acceso al Parque Nacional de Picos de Europa por Cantabria es Fuente Dé. El teleférico salva los 755 ms. De desnivel de las verticales paredes calizas de Fuente Dé.

      




TAMA Y EL MONASTERIO DE SANTO TORIBIO


En Tama se encuentra el Centro de Interpretación del Parque Natural de los Picos de Europa, en el encontramos toda la información necesaria sobre el Parque, así como exposiciones permanentes y temporales. Existen también diferentes puntos por los pueblos de Liébana desde los que se realizan visitas guiadas.

El Monasterio de Santo Toribio es uno de los más antiguos de Liébana. El actual Monasterio de Santo Toribio de Liébana recibía en sus inicios el nombre de S. Martín de Turieno y se remonta a la época visigoda. La historia de Liébana esta estrechamente vinculada a la del Monasterio. En la época de la invasión árabe muchos cristianos encuentran refugio en Liébana, y es en esa época cuando depositan en Santo Toribio el Lignum Crucis, trozo de la cruz en la que Jesucristo fue crucificado. Todo lo anterior contribuye a que se produzca una actividad religiosa e intelectual de gran importancia, que convierten a Liébana en un importante foco cultural.

El Monasterio de Santo Toribio es en la actualidad un importante centro de peregrinación.




MOGROVEJO Y SANTA MARÍA DE LEBEÑA


La torre de Mogrovejo se encuentra sobre un alto en la aldea lebaniega del mismo nombre, en el municipio de Camaleño, un lugar con fantásticas vistas al valle y los Picos de Europa. Mogrovejo es una de las aldeas lebaniegas más típicas, y apenas alterada por el paso del tiempo, por ello este magnifico pueblo es considerado Bien de Interés Cultural.



Santa María de Lebeña es sin duda una joya arquitectónica y una de las más representativas del arte mozárabe en España. La iglesia se encuentra situada en una pequeña elevación del terreno, entre viñedos, prados y tierras de labor, separada del núcleo principal del pueblo de Lebeña y cercana al río Deva. Se desconoce la fecha exacta de la construcción de la iglesia; no obstante, existen en el Cartulario de Santo Toribio dos documentos fechados en el año 925; uno considerado apócrifo y otro donde los condes Alfonso y Justa donan a Santa María de Lebeña lo que poseen en dicha villa en heredades, ropas y utensilios de iglesia. Existe una leyenda según la cual el conde Alfonso, con un ejército de cincuenta hombres, quiso llevar a la ermita de San Román y por la fuerza las reliquias depositadas en el monasterio de San Martín, posteriormente denominado de Santo Toribio y ocurrió que al abrir la cripta quedaron ciegos. Al recuperarla la vista, arrepentido, el conde Alfonso mandó construir la iglesia de Santa María y la donó al monasterio de San Martín.

La iglesia mozárabe de Santa María de Lebeña fue declarada monumento nacional el día 27 de marzo de 1893.





POTES


La Torre del Infantado es el edificio más simbólico de Potes, y uno de los más destacados de Cantabria, cumpliendo actualmente las funciones de Ayuntamiento. Está en el centro de la villa, formando una bonita estampa con los Picos de Europa de fondo.

Se trata de una casa-torre del siglo XV, de planta cuadrada con cuatro pisos y pocos vanos. Está rematada por cuatro torres angulares terminadas en almenas.


Es el centro de atención histórica y monumental de Potes que junto al río, destaca con su imponente presencia cúbica rematada por las torrecillas angulares almenadas. Perteneció a Orejón de la Lama y después pasó a ser del marqués de Santillana y duque del Infantado. Cumplía funciones estratégico - militares y fue el principal testigo de las luchas por Liébana.

Preside el casco antiguo de la villa, declarado Conjunto Histórico - Artístico y es el mejor lugar para comenzar la visita por las calles de lo que fue la villa medieval de Potes.

En Potes podemos observar rasgos históricos como el Barrio Viejo, en el corazón del casco antiguo de la villa de Potes. Este barrio está unido por dos puentes (el de San Cayetano y el llamado de la Cárcel), uno de ellos de vieja arquitectura, posiblemente medieval.

Algunas de estas calles conservan aún un típico ambiente de otras épocas, con casas populares, como las del barrio de la Solana. Sin embargo, la guerra del 36 destrozó gran parte de la villa que fue prácticamente rehecha con desigual acierto.

No obstante, el casco antiguo de Potes sigue conservando su aspecto medieval y es uno de los conjuntos históricos monumentales más espectaculares de Cantabria.